Seleccionar aqui tu idioma

jueves, 21 de marzo de 2013

Historia del calzado


Historia del calzado

El primer zapato del que se tiene conocimiento es una sandalia que se encontró en Estados Unidos y que data desde el 7000 a.C. Sin embargo, no fue hasta el 3500 a.C cuando se comenzó a usar el calzado fabricado con cuero.
Los primeros diseños no eran complejos, a menudo simples “bolsas de pie” de cuero para proteger a los pies de las rocas, escombros, y el frío. Fue a partir de la Edad Media, cuando se comenzaron a utilizar diferentes materiales alternados para que se adaptara mejor al pie.
Durante el siglo XVII, el zapato se convirtió en Europa en una señal de nobleza. Los artistas comenzaron a crear zapatos de nuevos estilos para sus patrones. No fue hasta mitad del S.XX que gracias a los avances tecnológicos se comenzó a crear el calzado con otro tipo de materiales, aunque los zapatos de vestir de calidad, se siguen haciendo cosidos a mano y utilizando el cuero como material principal.
Partes de un zapato
Aunque algunos zapatos tengan más elementos que otros (no podemos comparar unas botas a unas chanclas), estas son algunas de las partes que nos encontramos en un zapato común.
Suela: es la parte trasera del zapato y es la que hace contacto con el suelo.
Plantilla: la plantilla se coloca en el interior del calzado y es lo que separa nuestro pie de la parte inferior del zapato. Protegen la zona interior del zapato y en muchas ocasiones se pueden quitar y reemplazar.
La plantilla también ayuda a reducir el impacto del pie contra al suelo cada vez que caminamos, y hoy en día se utiliza incluso en zapatos para mujeres.
Tacón: La parte trasera que alza el zapato es el tacón. Su verdadera función es ayudar al talón del pie, pero en las últimas décadas, los zapatos de las mujeres han incrementado la talla del talón por motivos de moda o par aparecer más altas. Si utilizamos tacones  de más de 6 centímetros podemos sufrir deformaciones en los dedos de los pies o problemas en la planta de los pies.
Empeine: Todos los zapatos cuentan con una parte superior que sirve para sujetar el pie al zapato. En los casos más simples, como en las chanclas o en las sandalias, tan solo se necesitan una o dos tiras. Las zapatillas deportivascuenta obviamente con mayor material en el empeine.
Lateral: La parte lateral que sirve de referencia a la parte del empeine.
Tipos de zapatosZapatos para Hombre
Los zapatos de hombre se pueden clasificar según su cierre:
Oxfords: el empeine tiene una forma de V y los cordones están cosidos a ellos. Los zapatos se pueden hacer de una gran variedad de cueros apropiados para diversas situaciones, extendiéndose desde los zapatos formales de tarde de charol a los zapatos de día.
Derbys: los cordones están atadas a dos piezas distintas de cuero, independientemente del empeine.
Mocasines: no cuentan con ningún tipo de ayuda para cerrar el zapato, aunque puede contar con bandas elásticas.
Hebillas: en lugar de cordones, éstos se sustituyen por hebillas o velcros.
zapatos para MujerHay mucha más variedad de calzado femenino que masculino. Los más importantes son:
Tacones: se consideran tacones altos a partir de los 5 cm de altura, kitten heel, por debajo de los 5 y los tacones de stilletto que son los de tacón aguja.
Mules: no cuenta con ningún agarre en la parte trasera del zapato.
Tiras: tan sólo cuentan con una tira trasera que se agarra por la pierna para sujetar el zapato.
Bailarinas: zapatos planos que se utilizan en la época de verano. Suelen dejar el empeine de nuestros pies al aire libre mientras cubre en forma de 0 nuestro pie.
Plataformas: zapatos que tienen la suela elevada para ganar más altura.
Botas: zapatos largos que como mínimo sobrepasen los tobillos y puedan llegar a cubrir todas las piernas.
Además, de estás categorías, debemos separar los zapatos especializados en deporte, en baile y los ortopédicos, que ya abarcan un campo más complejo y especializado en el mundo del calzado.
La importancia del calzado en la actualidad
Sin lugar a dudas, los zapatos son complementos que no pasan desapercibidos. Muchos de ellos han llegado a pasar a la historia, como las botas de James Dean en rebelde sin causa, Superman y sus famosas botas rojas, o incluso, Carrie de Sexo en Nueva York y sus Manolos . Otras muchas famosas, son bien conocidas por su fetichismo ante este complemento. Marilyn Monroe, Madonna o Cameron Díaz son algunas de las rubias inmortales que han conseguido dar fama a muchos diseñadores y estilos de zapatos.
Sea como sea, los zapatos son capaces de definir nuestro estilo, protegen nuestros pies y, en ocasiones, son capaces de darnos toda la elegancia que no nos puede dar un simple vestido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor comenterios moderados sin ofensas y sobre ninguna hipótesis palavras racista de calquer tipo.