Seleccionar aqui tu idioma

miércoles, 8 de mayo de 2013


Tampones vs toallas sanitarias

Los tampones o también conocidos con el nombre de absorbentes internos o erróneamente tampax (por el nombre comercial del producto que popularizó su uso), son cada vez más populares, aunque la mujer siempre tiene la duda si es mejor una toalla sanitaria o un tampón. Existen una serie de tabúes e informaciones falsas acerca de los tampones y muchas dudas y preguntas sobre su uso, entre las cuales están las siguientes.
¿Con qué frecuencia me debo cambiar los tampones?Los tampones deberían cambiarse a menudo, por lo menos cada 4 a 8 horas, dependiendo de la intensidad del flujo menstrual. No se deben usar por más de 12 horas y bajo ningún concepto por más de 24 horas por el peligro de sufrir el síndrome de shock tóxico (SST), que es una enfermedad infecciosa que fue muy frecuente es la década de los 70” cuando aparecieron tampones de alta absorción que se podían dejar por 24 horas. Por esta razón, la cantidad de casos asociados al uso de tampones ha disminuido desde los años 80. Las mujeres han creado una conciencia mayor del peligro y modificaron su uso de tampones. Además, el tipo de tampón con alto poder de absorción se retiró del mercado. Los tampones muy absorbentes pueden causar adicionalmente sequedad y rajaduras en el revestimiento de la vagina.
¿Qué tipo de tampón se debe usar?Los tampones vienen generalmente en tres tamaños, cada uno de ellos con una diferente capacidad de absorción. Se deben usar los tampones de más bajo poder de absorción posible que correspondan a la intensidad del flujo. Por ejemplo, no se deben usar tampones de alto poder de absorción durante los días de regla escasa, ni se debe dejar un tampón por más de 24 horas, por el peligro de SST.
¿Me puede ocasionar infección o lesiones internas?No existe relación entre el uso de los tampones y la inflamación de las trompas; por el contrario, en un estudio se encontró que tienen efecto antibacteriano sobre el agente productor de la gonorrea. El número total de bacterias en los tampones, refleja la misma concentración de bacterias que las encontradas en vagina cuando se usan toallas sanitarias. Se han señalado casos de úlceras vaginales con el uso de tampón, sobre todo, cuando se usa en ausencia de menstruación o cuando se usaron tampones con alto poder de absorción que no están disponibles en el mercado actualmente.
¿Pueden quedar restos de fibras en la vagina?Todos los tampones, ocasionalmente, dejan fibras en la vagina después de su uso. Los estudios han demostrado que todos los residuos de fibra son expulsados en los 5 días siguientes a la extracción del tampón. Además, no se ha señalado que este hallazgo tenga consecuencias sobre la salud. No obstante, existen varias circunstancias en las que aumenta el residuo de fibra en vagina:
• Cuando se utiliza un tampón con un poder de absorción mayor que el que necesita según su flujo menstrual.
• Si se cambia el tampón con demasiada frecuencia.
• Cuando se utiliza en ausencia de flujo menstrual.
¿Puedo usar los tampones si tengo un dispositivo intrauterino?
No existe evidencia que contraindique el uso de los tampones en las portadoras de dispositivos intrauterinos (DIU). El hilo del DIU es muy corto para que se enrede con el tampón y se extraiga accidentalmente durante el retiro del tampón. Sin embargo, se han señalado casos en los que el DIU fue extraído accidentalmente por la usuaria, cuando intentaron extraer un tampón localizado profundamente en la vagina, con el cordón del tampón no visible en la vulva.
¿Puedo usar tampones si tengo prolapso?
En mujeres con prolapso vaginal es posible que el tampón se salga espontáneamente o durante la micción o defecación, sobre todo si el prolapso es de la cara posterior de vagina (rectocele).
¿Puedo usar tampones si no he tenido relaciones sexuales?Los tampones se pueden usar durante la regla aún siendo virgen y la introducción del tampón no va a hacer que pierda su virginidad. Algunas mujeres vírgenes pueden tener dificultad con la inserción del tampón, debido a lo pequeño del orificio del himen que permite la salida de sangre, en estos casos deberá esperar a que se produzca la relación sexual para ampliar el tamaño del orificio.
¿Cuáles son las ventajas de los tampones sobre las toallas sanitarias? 
Entre las ventajas al uso del tampón se encuentran las siguientes:
• La principal es su “invisibilidad”. Las toallas sanitarias son voluminosas y pueden llegar a ser obvias, lo que puede resultar vergonzoso para algunas mujeres.
• La usuaria puede participar libremente en actividades tales como: nadar, correr, montar bicicleta o caballo entre otras, aun durante la menstruación.
• Reduce el mal olor que puede ocurrir durante la menstruación, ocasionado por la descomposición gradual del fluido menstrual, cuando entra en contacto con el aire.
• Ofrece un mejor control del flujo menstrual que las toallas sanitarias. La sangre tiende a depositarse en el fondo de la vagina y puede salir en forma de bolo al cambiar de posición, pujar o estornudar. Esto puede sobrepasar la capacidad absorbente de la toalla y tomar desprevenida a la usuaria.
• La toalla sanitaria puede provocar irritación en la región vulvar por el roce o por alergia, mientras que no se han señalado casos de alergia a los tampones.
• Sin importar el tamaño de la toalla sanitaria, siempre se puede sentir, mientras que el tampón, cuando está bien colocado, no tiene porque sentirse.
La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) hace las siguientes recomendaciones para evitar problemas con los tampones:
• Siga las instrucciones del envase en lo referente a la inserción.
• Elija el nivel de absorbencia más bajo que corresponda a su flujo.
• Cambie su tampón por lo menos cada 4 a 8 horas.
• Considere alternar entre toallas sanitarias y tampones.
• Conozca los signos del síndrome de shock tóxico.
• No utilice tampones entre los períodos.
Si usted sufre de cualquiera de los siguientes síntomas mientras está menstruando y usando tampones, contacte inmediatamente a su proveedor de atención médica, podría sugerir la instauración de un SST:• Fiebre alta que aparece de pronto
• Dolores musculares
• Diarrea
• Mareos o desmayos
• Sarpullido similar a las quemaduras de sol
• Dolor de garganta y enrojecimiento en los ojos
Como colocar un tampón
Para hacer la inserción de un tampón más fácil es recomendable que la mujer esté familiarizada con su vagina de antemano. Ella necesita saber dónde está ubicado su orificio vaginal puesto que el tampón puede no encontrar automáticamente su camino hacia la vagina. Ella entonces necesita explorar su vagina insertando un dedo lubricado. Ella debería saber adónde está ubicada su vagina, y en qué ángulo entra al cuerpo. La vagina no se extiende directamente hacia arriba, desde la vulva, sino que tiene un ángulo hacia la espalda. Si ella no puede insertar un simple dedo lubricado en su vagina, no es probable que pueda insertar un tampón.
Otro requerimiento para la inserción de un tampón es la lubricación.  
Los aplicadores no están lubricados. Puesto que la vagina de una mujer virgen es probablemente muy inelástica, se resistirá a la inserción de un tampón. Esto crea roce entre las paredes vaginales y el aplicador. Los tampones sin aplicadores, o con aplicadores de punta mocha, probablemente causen más fricción, resistencia. Esta fricción será experimentada como dolor, y como resultado, los músculos vaginales se contraerán más, resistiendo aún más la inserción del tampón. Aun cuando la mujer esté menstruando, su vagina puede no estar adecuadamente lubricada para la inserción de un tampón. Esto es especialmente cierto en adolescentes jóvenes cuyo flujo menstrual probablemente sea muy liviano. Las usuarias debutantes o poco experimentadas deben lubricar el aplicador antes de insertarlo en su vagina. Solamente deben usarse cerca o dentro de la vagina lubricantes de base acuosa, como K-Y Jelly. Los lubricantes a base de petróleo (vaselina) se adhieren a las paredes vaginales y pueden originar infecciones vaginales. Si no hay disponibles lubricantes de base acuosa, el aplicador puede estar lubricado con saliva. 
 El tampón es estéril antes de usarlo.
La sequedad vaginal también puede causar problemas con la remoción de los tampones. El tampón es una esponja, absorbe cualquier humedad con la que esté en contacto, no sólo el fluido menstrual. Este es realmente un aspecto negativo del uso de tampones. Es especialmente cierto en adolescentes jóvenes que tienen flujos ligeros y cuyas vaginas son inelásticas y toman el tampón estrechamente. La solución para adolescentes jóvenes con períodos ligeros es no usar tampones. Las mujeres también deben usar el tampón menos absorbente que sea posible durante todas las etapas de su período. Si su flujo no es espeso, no use súper. Si el flujo no es más que goteo, una toalla higiénica es la elección más sensata.
En general, muchas mujeres utilizan los tampones cuando la menstruación es abundante y luego, se cambian a las toallas. O, bien, utilizan los tampones en situaciones especiales como viajes, actividades físicas, playa, ropa ajustada. Si la mujer se encuentra con un tampón renuente a salir, primero relájese, luego trate de poner un poco de lubricante de base acuosa en la vagina. Luego inserte un dedo lubricado en la vagina para extender el lubricante. Si la lubricación y la presión suave no extraen el tampón, es recomendable una visita al doctor o ginecólogo. No es una buena idea dejar el tampón adentro durante mucho tiempo.
La primera experiencia de una chica con el uso de tampones, o el intento de usarlos, determinará si puede y quiere usarlos en el futuro. Cuanto más preparada esté, física y mentalmente, mayores son las probabilidades de éxito.
Historia de los tampones y SST 
El cuerpo femenino está diseñado con la idea de que el fluido menstrual correrá afuera de la vagina y saldrá del cuerpo donde se secará o caerá a la tierra, como lo hace en todos los mamíferos excepto los humanos. Los seres humanos somos la única excepción porque usamos ropa que oculta nuestros genitales. Durante el 99,9% del tiempo en que las mujeres han deambulado por este planeta, los tampones y toallas absorbentes no existían. Hace menos de 100 años que existen. Lo que llamamos progreso no siempre es beneficioso, especialmente para las mujeres.
Un estallido grande del Síndrome de Shock Tóxico ocurrió a principios de la década de 1980. El 70% de las mujeres infectadas estaban usando tampones en ese momento. Se encontró que las mujeres que usaban tampones súper absorbentes de marca Rely tenían el mayor riesgo. Estos tampones eran tan absorbentes, aparentemente mucho más que cualquier otra marca, que las mujeres los dejaban puestos durante mucho tiempo, permitiendo a esta cepa de bacterias muy tóxicas entrar en la sangre a través de la vagina. Como resultado, esta marca de tampones fue retirada del mercado.
La sangre que acumula un tampón mientras está dentro de la vagina puede servir como incubadora de bacterias. En el ambiente tibio y húmedo de la vagina, la sangre provee nutrientes a las bacterias. Cuanto más tiempo se deja insertado un tampón, más tóxica puede volverse la cepa bacteriana, quizá habilitándola para vencer a las buenas bacterias en la vagina, y a los anticuerpos naturales de la sangre. Permitir a la sangre que se acumule dentro de la vagina varias horas simplemente no es una buena idea.
Aparentemente algunas cepas de bacterias se diseminan tan rápido, que pueden volverse un riesgo para la salud si se deja puesto un tampón por un período extendido de tiempo. Hasta hace poco, los fabricantes de tampones recomendaban a las mujeres cambiar siempre sus tampones cada 4 horas, como resultado de las muertes causadas por el Síndrome del Shock Tóxico. Ahora dicen que pueden cambiarse cada 4-8 horas. Por esta razón, podría ser mejor usar toallas absorbentes durante la noche, aunque muchas mujeres utilizan los tampones durante la noche sin sobrepasar las 8 horas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor comenterios moderados sin ofensas y sobre ninguna hipótesis palavras racista de calquer tipo.