Seleccionar aqui tu idioma

jueves, 7 de noviembre de 2013

EL ARTE DE HACER EL AMOR
El amor es un arte esto hay sabemos pero por que no aprimorarmos aún más aqui dejos el post de como aprimorar el arte de amar.Cuentas con tus sentidos para saborear una comida deliciosa, oler una nueva fragancia y sentir la suavidad de un jersey de cachemir. Pero tal vez no sepas que también puedes usar estas percepciones para aumentar tu placer sexual. Y lo cierto es que cuantos más sentidos actives, más increíble será el resultado.
Según indica la psicóloga Laura Berman, autora del libro Sólo para mujeres (Planeta), la mayoría no valoramos nuestros sentidos todo lo que se merecen, porque los usamos constantemente en situaciones no sexuales. Pero eso se acabó.
Para ello, hemos investigado cómo disfrutar de las recompensas carnales que nos ofrecen la vista, el olfato, el tacto, el gusto y el oído. Explótalas durante los juegos previos, en el plato principal y también después, y descubrirás nuevas y excitantes sensaciones.
La vista
El cerebro humano necesita sólo tres segundos para procesar las imágenes, de modo que la excitación sexual  puede suscitarse en un abrir y cerrar de ojos.
Los hombres confían en las señales visuales más que las mujeres, porque sus otros sentidos son menos sutiles que los nuestros.
También sucede que la parte izquierda de su cerebro domina más que la derecha, lo cual significa, entre otras cosas, que se sienten más estimulados  por las formas físicas. Sácale el máximo partido a la inmediatez de este sentido con las siguientes estrategias:
1. Cuelga del picaporte del dormitorio.una lenceri sexy  Con este truco ?sutil? le vendrá a la mente una imagen tuya de lo más sexy, vestida con esa prenda.
2. Antes de hacerle algo a tu chico (como chuparle un dedo o acariciarle la cabeza) háztelo a ti misma. No sólo te estarás preparando para, aumentar el plazer sino que le provocarás a él una deliciosa sensación de anhelo.
3. Un estudio revela que los hombres están programados para fijarse en los ángulos y en las líneas de tu figura ?más que en la piel que los adorna? (un motivo más para no preocuparse por la celulitis). Así que en lugar de acariciarte los pechos o el vientre, recorre con la punta de los dedos tus curvas exteriores.
4. Fija intensamente tu mirada en su cuerpo y sus genitales. Luego levanta la vista y sonríele con picardía. Esto indica que estás entusiasmada con su cuerpo, lo cual hará crecer su ego.
5. Cualquiera que sea la posturas kamasutra  en la que estéis, mírale a los ojos. Si te está penetrando por detrás, gírate un poco para encontrarte con su mirada y endulzar la situación.
El gusto Nuestra lengua tiene 10.000 papilas gustativas y, al estimularlas, el cerebro recibe señales en su centro del placer. El gusto y el sexo van de la mano porque ambos activan la parte del sistema nervioso que controla la relajación.Al hacer el amor el gusto es uno de los sentidos clave.
1. Mantén alertas tus papilas gustativas experimentando con nuevos sabores. Existen muchas frutas deliciosas que no comemos con frecuencia: el maracuyá, el caqui, el mango, la granada... Son más carnosas (y más evocadoras del sexo) y enrojecerán tus labios de forma seductora.
2. Mordisqueaos el uno al otro los lóbulos de las orejas y los labios. Percibid la diferencia entre las partes del cuerpo: por ejemplo, la cara interna del brazo es salada y la parte baja de la espalda es más dulce...
3.Aplícate un poco de brillo labial con sabor sobre los pezones y pregúntale a qué sabe al hacer el amor. ¿Sabías que puedes tener un  orgasmo desde los pezones?
4.No te pongas perfume en zonas en las que esperas ser lamida. Incluso lasesencias más deliciosas tienen un sabor desagradable al hacer el amor. ¿Cuál es un buen sabor para besar? Los hombres dicen que les gusta el sabor del alcohol en el aliento. Así que después de darle un trago a tu mojito, plántale un beso profundo. Pero no te pases, que el alcohol adormece los sentidos.
5. Ten chocolate cerca de la cama. Por ejemplo, en forma de perlas. Al comer dulces se libera serotonina, lo cual induce emociones agradables.
6. Un estudio de la universidad de Wisconsin, EE.UU., ha demostrado que no son las papilas gustativas en solitario las que determinan el sabor de algo, sino que las expectativas juegan un papel determinante. Así que, mientras lames el cuerpo de tu chico, imagina que estás chupando tu helado favorito: te sabrá aún más delicioso.
El tacto
Los estudios demuestran que dar y recibir placer a través del tacto al hacer el amor reduce el estrés, mejora el cociente intelectual y transmite nuestro amor, simpatía y gratitud hacia los demás con tanta eficacia como las expresiones faciales. Afortunadamente la piel tiene miles de terminaciones nerviosas capaces de transmitir y recibir todas esas buenas vibraciones.
1. Los hombres tienen la piel más gruesa que la nuestra, así que procura presionar algo más fi rmemente cuando le acaricies. También tienen una temperatura corporal más alta, así que enciende el aire acondicionado o enfría un poco el aceite para masaje antes de aplicárselo. Un masaje erótico le pondrá a mil.
2. Usa los dedos en lugar de las palmas para acariciarle el cuerpo: las puntas dactilares están dotadas de docenas de receptores nerviosos. Para proporcionarle a él una sensación nueva, roza su torso con tus pechos o con la planta del pie.
3. Acaricia sus ingles, muy cerca del escroto y alrededor del perineo (esa zona entre el escroto y el ano). Al encontrarse tan cerca del pene, este área resulta sumamente sensible.
4. Un estudio de la universidad norteamericana de Virginia ha demostrado que darse la mano tiene un efecto calmante inmediato, ya que provoca el descenso de los niveles de cortisol, directamente relacionados con el estrés.
5.Sin embargo, Laura Berman señala que rara vez nos damos la mano durante el sexo. Sugerencia: cuando estéis a punto de llegar al clímax, enlaza tus dedos con los suyos para disfrutar de un subidón emocional y esensorial aún más potente en el orgasmo.Otro estudio de la universidad Queens de Canadá indica que es más probable que nos excitemos cuando no podemos anticipar qué es lo que va a pasar (por este motivo no podemos hacernos cosquillas a nosotras mismas, porque no nos sorprendemos). Tapaos ambos los ojos con un pañuelo y variad la presión y localización de vuestras caricias.
6.Móntalo durante el sexo. Cubriréis más territorio táctil al tener las piernas enlazadas y los brazos tocándose.
El oído
1.En lo que respecta al "sexo auditivo" o a hacer el amor, menos es más. A nuestro cerebro le gusta analizar los sonidos, y eso puede ser una distracción en la cama.
Dicen los investigadores que a los hombres les excita oír que alguien pronuncia su nombre. Varía el tono, el timbre y el volumen de voz al pronunciarlo.
2. Susurraos palabras cariñosas pero hacedlo en la oreja izquierda. Un estudio de la universidad norteamericana Sam Houston ha descubierto que, tanto hombres como mujeres, son capaces de recordar más de un 70% de términos emocionales, como beso y pasión, cuando las escuchan con el oído izquierdo, comparado con un 58% cuando es con el derecho. La razón es que el izquierdo está controlado por la parte emocional del cerebro.Así que, ya sabes, al hacer el amor háblale en el izquierdo.
3. Poner música con un fondo rítmico debajo, que recuerde a los latidos del corazón, puede ser muy excitante. Escoge música que conozcáis y que os guste a ambos, para que no os distraiga la novedad, y mantén el volumen en su "punto dulce", es decir, ni muy alto ni muy bajo.
El olfato
Este sentido se conecta directamente con el área cerebral que controla los recuerdos. Por eso podemos rememorar olores con un 65% de precisión después de un año de haberlos olido, mientras que el recuerdo visual de las fotos desciende a un 50%, pasados los tres meses. Mantén en forma este sentido regalándoos nuevos aromas en lugares inesperados.
1. Elige un olor que esté relacionado con un recuerdo sexy, como una vela con aroma a pino en honor de aquella noche romántica que pasasteis en el bosque, o una esencia tropical de jazmín que evoque aquellos tórridos días vacacionales en la playa.
2. Aunque sea la fragancia más excitante y más sexie que hayas olido jamás, dejarás de percibirla pasados unos 15 minutos. Para que ambos disfrutéis de renovados efluvios aromáticos, aplícate el perfume en zonas donde te sientas el pulso para que el calor de la piel reactive la esencia: póntelo en la parte trasera de las rodillas, la cara interior de los codos, de los tobillos...
3. Vaporiza ligeramente almohadas y sábanas con un perfume sexie para tejidos, de modo que cuando estéis en la cama la fragancia os envuelva delicadamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor comenterios moderados sin ofensas y sobre ninguna hipótesis palavras racista de calquer tipo.