Seleccionar aqui tu idioma

sábado, 14 de diciembre de 2013

Decoración: Estilo Chino

La decoración china comparte con la japonesa (en general, con toda la de estilo oriental) su gusto por las formas mínimas en los espacios, por los muebles pequeños. A veces caemos en el error de pensar lo contrario, al ver en películas o series grandes palacios recargados de ornamentos y oro; se trata de un reflejo del gusto de la nobleza china en la época medieval. Nada que ve con la decoración tradicional de los hogares, cuyos elementos son muy diferentes.
Los colores negro y blanco tienen mucha importancia. Al contrario que en el mundo occidental, el negro es un color asociado a la prosperidad y la buena fortuna. El blanco, en cambio, es el que se utiliza como símbolo de la tristeza. Ambos, en conjunción, representan el equilibrio natural del mundo, siguiendo las enseñanzas de la filosofía taoísta; podemos recordar el signo del Yin Yang que tanto se ha popularizado en el mundo. Los tonos intermedios, como el color crema o el gris, también se ven a menudo en los hogares chinos.
En la decoración china suelen emplearse grandes baúles, armarios o gabinetes de almacenamiento. Podemos encontrar muchos de ellos en el mercado actual, incluso procedentes de firmas importantes del mundo de la decoración, con motivos que recuerdan los tapices clásicos. Es el caso de este aparador, cuyas tonalidades rojas ejercen un bonito contraste con los cantos oscuros.
La madera y el bambú son elementos fundamentales en la fabricación de los muebles chinos. Podemos encontrarlos también en jarrones o centros de mesa, combinando ambas formas.
Elementos decorativos
El opulento estilo de China, con sus muebles tallados y sus papeles pintados estampados, es fácil de reproducir.
Los revestimientos de pared de inspiración oriental se pueden embellecer enfatizando el dibujo con unos recortes, y las telas son ideales para confeccionar cojines, cubrecamas y cortinas. El mobiliario puede ser una mezcla ecléctica, como se daba a menudo durante los siglos XVIII y XIX; los muebles chinos de madera trabajada, combinados con otros modernos de caña o rattan o bien con muebles pintados imitando el bambú.
El tema se puede completar con alfombras orientales y con colecciones de porcelana o de abanicos. Los colores deben ser fuertes, pero algo apagados: rojo chino suave, casi terracota, o rojo laca más fuerte, combinado con verdes intensos, negros y dorados, mezclados con cremas neutros. Notas de color verde jade, amarillo o turquesa: los colores que se encuentran en los adornos orientales.
Ideas para iniciarte
1.- ¡Anímate. Mira las imágenes del arte chino, la arquitectura, diseño y decoración. Estilos que van desde los tradicionales a los modernos están representados en las páginas de “Decoración Oriental”. Si usted vive en una gran ciudad con una comunidad china, pasar un tiempo allí para ver cómo los comerciantes, negocios y restaurantes utilizan el color, la textura y los accesorios para crear un ambiente chino.
2.- Considere la posibilidad del color. Los temas de decoración de China se caracterizan por su intenso color rojo, que en la tradición china se considera afortunado y un presagio de buena fortuna. Oro, gris y tonos crema son también comunes. Piezas de madera, normalmente en un color chocolate, marrón oscuro o un color burdeos intenso.
3.- Pimienta el interior con las texturas. Los materiales naturales son clave a la hora de la decoración con un tema de China. Crecen tallos de bambú en grandes ollas de barro. Madera, piedra, cerámica, papel, paja y agua son elementos comunes en una casa de estilo chino y el jardín. Contraste de vigas de madera con una alfombra oriental suave, o elementos en lacado brillante en una plataforma de edad. Pilas de grandes cestas de tejidos diferentes uno junto al otro.
4.- Personalizar la apariencia. Invierta en un par de piezas de muebles chinos antiguos o contemporáneos, tales como una mesa de café de madera tallada o un sofá lujosamente tapizado. Entre los accesorios más simples están las máscaras, lámparas, sombrillas, pinturas de caligrafía y esculturas. Los animales sagrados, como los elefantes y los osos panda, son a menudo representados en los textiles y en las pinturas. Estatuas de Buda de madera, vidrio o de piedra dan un estilo zen al interior.
5.- Integrar la naturaleza. Los temas de China y de Asia son acerca de la conexión interior de la casa con el mundo exterior. Las pantallas Shoji con papel transparente permiten que la luz se filtre a través del aire libre. Zonas verdes, jardines de la roca de mesa, árboles plantados en macetas, jarrones de celebración de una sola flor, plantas de bambú de la suerte y juegos de agua se suman al efecto. Amplíe el tema de China para el patio o la cubierta del patio con mesas bajas, cojines para asientos, velas fijadas en la arena y cerámica de Asia para cenar al aire libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor comenterios moderados sin ofensas y sobre ninguna hipótesis palavras racista de calquer tipo.