Seleccionar aqui tu idioma

domingo, 15 de diciembre de 2013

Gimnacia para el pene

Nuestra cultura occidental se ha enfocado a veces en exceso y con preocupación en el tamaño del pene. La mayor parte de culpa tiene la industria de la pornografía que nos muestra dimensiones de pene que no son frecuentes en la gran mayoría de los hombres. Esta provoca inquietud por el tamaño del pene no podemos olvidar que también existió en otras épocas de la historia, sin embargo, culturas como la china antigua, se orientaron en fortalecer el pene y sus erecciones como una forma de aumentar el placer del hombre y su pareja, y reducir angustias innecesarias.Desde hace varios años se promueve la práctica de los ejercicios del músculo pubococcígeo para fortalecer el pene y mantenerlo saludable para tener buenas erecciones y controlar la eyaculación precoz, dos factores fundamentales en la salud integral de todo hombre.Un músculo pubococcígeo fuerte permite mantener erecciones más intensas y duraderas e impedir la eyaculación simplemente con su contracción voluntaria para cerrar el canal eyaculador.
Los ejercicios pueden ser de ayuda para tener una erección más fuerte que se mantenga a lo largo de toda la relación íntima, los ejercicios deve ser llevado a cabo con certa disciplinada pero antes de ponerlos en práctica es necesario entender las instrucciones y consultar con el médico o urólogo para determinar la seguridad y prevenir posibles complicaciones.
Como parte de tu programa de fortalecimiento sexual, recuerda alimentarte de manera saludable, realizar ejercicios físicos – incluidos los ejecicios de Kegel, que te ayudarán a fortalecer los músculos pélvicos. Comienza con pocas repeticiones de cada ejercicio y auméntalas progresivamente. La idea es disfrutar también de la práctica, sin producir agotamiento.

El calentamiento
En primer lugar, frótate las manos para calentarlas
Comience por contraer y relajar su músculo pubococcígeo a ritmo regular unas 30 veces: para esto contraiga su región perineal (la que se encuentra entre los testículos y el ano) como si estuviera orinando y quisiera cortar el chorro de orina. Luego descanse 30 segundos. Continúe con dos series más, dejando 30 segundos entre cada una.
Luego de esto, usted debería tener un mejor control de su músculo pubococcígeo debido al aumento del flujo de sangre.
Con tu dedo índice y pulgar toma uno de tus testículos y masajéalo con suavidad, pero firmeza a la vez, durante uno o dos minutos. Si sientes algún dolor continúa con el masaje suave hasta que desaparezca. El dolor es señal de algún bloqueo y el masaje ayudará a llevar energía y sangre a esa zona, con lo que se disolverá el bloqueo. Luego haz lo mismo con el otro testículo.
A continuación, levanta tu pene y con el dedo medio golpea suavemente tus testículos por dos minutos. Este masaje los vigoriza y aumenta la producción de esperma.
Por último, sostén tu pene y escroto entre tus dedos índice y pulgar, y hálalos hacia delante, mientras empujas tus músculos pélvicos hacia atrás. Luego hala hacia la izquierda mientras diriges los músculos pélvicos hacia la derecha, y viceversa. Finalmente hala tu pene y escroto hacia abajo, a la vez que diriges tus músculos pélvicos hacia arriba. Se recomienda repetir esta secuencia de ejercicios 9, 18 o 36 veces. Ayuda a mantener los conductos espermáticos sanos.
Apretar el músculo
Contraiga y relaje el músculo pubococcígeo varias veces, comenzando con series de 30 veces, y tratando de llegar a series de 100 o más (algunas mujeres son capaces de hacer series de hasta 700 veces).
Asegúrese de realizar unas 300 contracciones al día, por el resto de su vida. Se dará cuenta que es lo mejor que usted podría hacer para su salud y capacidad sexual.
Apretón largo y lento
Entre en calor con una serie de 30 contracciones y luego contraiga con la mayor intensidad que pueda. Cuando ya no pueda seguir aumentando la intensidad de la contracción, manténgala durante 20 segundos.
Descanse 30 segundos y repita 5 veces más. Luego de un mes más o menos, usted debería ser capaz de apretar y aguantar estos ejercicios durante varios minutos por vez.
Este particular ejercicio le dará excelentes erecciones y la capacidad de controlar la eyaculación, mientras tenga relaciones. Eventualmente trate de llegar a hacer 10 series de 2 minutos de contracción sostenida.
Elevar pesas para aumentar la fuerza Este ejercicio consiste en sostener pesos pequeños con el pene erecto para aumentar su fuerza. Ata dos objetos a tu pene con una cuerda de 10 a 12 centímetros: uno en la base del pene y otro cerca del glande. Ambos objetos deben pesar en total unos 120 gramos. Se sugiere levantar este peso de 20 a 40 veces al día. Puedes aumentar un poco el peso a medida que aumente tu fuerza, pero no exageres ni te esfuerces en exceso. No se trata de una competencia.
Entrenamiento de la escalera
Este ejercicio consiste en contraer y relajar el músculo pubococcígeo en forma progresiva. Comience a contraer, mantenga, luego contraiga más, mantenga, un poco más, mantenga, luego contraiga todo lo que pueda y mantenga. Sostenga durante 20 segundos, luego libere un poco, mantenga, otro poco y mantenga, un poco más y mantenga y finalmente relaje el músculo por completo. Hágalo 5 veces sin descanso en el medio.
Temblor del pubococcígeo

Comience a contraer el músculo muy despacio. Tan lento, que debería llevar unos cinco minutos. En algún momento, sentirá que no puede contraer más pero siga. Llegue hasta más allá de donde piensa que puede llegar. Siga contrayendo hasta que el músculo comience a temblar. Mantenga muy firmemente y respire muy despacio y profundamente durante 30 segundos.
Al final de esos 30 segundos contraiga un poco más el músculo, tratando de generar nuevamente mayor flujo sanguíneo. Cuando ya no pueda más, libérelo y haga una serie de 20 contracciones como las explicadas en el punto 2.
Debería estar muy agotado luego de este ejercicio, así que solo realice uno por día, luego de todos los otros ejercicios.
Lograr una erección de hierro
El siguiente ejercicio está basado en una práctica que realizaban los monjes budistas para fortalecer sus manos y poder romper ladrillos y madera con ellas. Para hacer más fuerte tu pene, llena un recipiente con arena seca y suave. Cubre tu pene con un condón y luego – ya erecto – sumérgelo en la arena, como si estuvieras penetrado en ella. Hazlo con suavidad y firmeza a la vez, evitando movimientos rápidos y bruscos que podrían ocasionar lesiones en tu pene. Comienza con 20 repeticiones diarias y aumenta poco a poco hasta realizar 100 repeticiones.
Es de importancia saber que estos ejercicios no se realizan con el pene erecto y, aunque es mejor hacerlos tumbado en una posición cómoda, también es posible ponerlos en práctica sentados en el trabajo o en el coche durante un atasco. Los demás no tienen porqué enterarse a no se que seas muy  Expresivo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor comenterios moderados sin ofensas y sobre ninguna hipótesis palavras racista de calquer tipo.