Seleccionar aqui tu idioma

lunes, 16 de junio de 2014

Conocieron el éxito profesional y se hicieron millonarios después de los 30

¿Tienes 25 años, acabas de salir de la universidad y no sabes qué hacer con tu vida? ¿Te acercas a tu tercera década y sientes que no has conseguido nada? No desesperes. El mundo está lleno de ejemplos de personajes muy célebres que antes de los 30 años, o más allá, trabajaban en algo completamente diferente a lo que les ha acabado fama o dinero. Así que no te preocupes: puede que aún no haya llegado tu momento, o que no estés buscando en el sector adecuado. Estos ejemplos pueden servirte de inspiración.
J. K. Rowling

Es el nombre artístico de Joane Rowling, la escritora inglesa que creó todo el universo de Harry Potter. El primero de los libros de la saga se publicó en 1997, cuando la autora tenía 32 años. Hasta entonces, tras haber pasado por numerosos trabajos, era una madre soltera desempleada con tendencias depresivas que vivía de subsidios y ayudas estatales.
Mary Kay Ash

Un ama de casa común, como tantas otras, tuvo sus primeros contactos con el mundo del comercio durante la Segunda Guerra Mundial: con su marido combatiendo en Europa, se dedicó a ir vendiendo libros puerta a puerta. Tras divorciarse, estuvo un tiempo trabajando para otra compañía de venta a domicilio, que abandonó decepcionada al comprobar cómo la relegaban para ascender antes a un hombre, pese a haber sido ella quien le había formado. Durante un tiempo se retiró del mercado laboral y se dedicó a escribir un libro, una guía para ayudar a las mujeres en el mundo de los negocios. A los 45 años, con su segundo marido recién fallecido, decidió llevar a la práctica las ideas de su manual, y con ayuda financiera de sus hijos creó una de las compañías líderes en el sector de los cosméticos. La conocidísima empresa lleva su nombre: Mary Kay.
Amancio Ortega

Hasta los 29 años, trabajaba como ayudante en una sastrería de La Coruña, ciudad a la que había emigrado con sus padres desde su León natal. A esa edad decidió abrir su propia tienda, a la que llamó Zara. El negocio prosperó hasta convertirse en la principal cadena de establecimientos textiles primero de Galicia, luego de toda España y, actualmente, del mundo. Su fortuna personal ronda los 64.000 millones de dólares.
Harrison Ford

Actor desde bien joven, sus primeros papeles eran muy modestos, tanto que ni siquiera salía su nombre en los títulos de crédito. Como con lo poco que cobraba no le llegaba para vivir, tuvo que compaginar su oficio con otras actividades: durante un tiempo trabajó como carpintero. Precisamente uno de sus trabajos fue construir camerinos para una película de George Lucas; ahí se hizo amigo del director, quien no dudó en darle un papel más relevante en su filme de 1973 American Grafitti. Así, a sus 31 años, comenzó su carrera al estrellato.
Ray Kroc

Conductor de ambulancias de la Cruz Roja, vendedor de vasos de papel, pianista, locutor de radio, comercial de batidoras... son algunos de los muchos trabajos que desempeñó durante su vida este norteamericano, hijo de emigrantes de la actual República Checa. Precisamente vendiendo máquinas de batidos se puso en contacto con los hermanos McDonald, propietarios de una hamburguesería en un pueblo de California, que le compraron ocho unidades. A los 59 años, en 1961, decidió adquirirles la pequeña cadena de restaurantes que estos habían montado a nivel local y expandirla hasta llegar a ser el coloso de la alimentación que es hoy.
Andrea Bocelli 

Hijo de unos granjeros, a los 12 años quedó completamente ciego tras un accidente jugando al fútbol. De ahí en adelante se concentró en su otra gran pasión: la música. Mientras estudiaba Derecho, se dedicaba a cantar en bares y pubs de Pisa para sacarse un dinero extra. Así sobrevivía hasta que, a sus 34 años, el conocido rockero Zucchero le descubrió y le ofreció hacer un dúo con él, dando inicio a su meteórica carrera.
Ang Lee 

Taiwanés, emigrado a Estados Unidos para estudiar en diversas escuelas de arte y cine, estuvo desde que acabó su formación, durante un total de seis años, intentando sin éxito que alguna productora apreciara su talento. En ese tiempo, a falta de otra cosa, era amo de casa: los ingresos familiares los aportaba su esposa, bióloga molecular. En 1990, a los 36 años, envió dos guiones a un concurso organizado por el gobierno de su país natal, consiguiendo simultáneamente el primer y el segundo premio. Esto llamó la atención de un productor que, en 1991, le permitió rodar su primer largometraje, Pushing Hands, que obtuvo un gran éxito de crítica y público en la isla. De ahí en adelante su reputación fue creciendo, hasta llegar a convertirse en uno de los directores más prestigiosos de Hollywood.
Pejman Nozad

Este iraní era vendedor de las típicas alfombras de su país. Pero era, con diferencia, el mejor vendedor de alfombras que jamás se haya visto en los Estados Unidos, hasta el punto de que algún año llegó a acumular ganancias multimillonarias. A medida que vendía a domicilio fue tejiendo una extensísima red de contactos muy útiles para el nuevo negocio de sus jefes: un fondo de inversión para startups. Así, a sus 30 años, se convirtió el reputado gestor de inversiones en Silicon Valley que hoy es... y, como él mismo reconoce, sin tener ni idea de nuevas tecnologías.
Sheldon Adelson 

El magnate del juego que intentó instalar Eurovegas en Madrid comenzó su carrera a los 12 años vendiendo periódicos, caramelos, kits de aseo personal y hasta un spray especial para evitar que los cristales de las ventanas se helaran. El éxito no le llegó hasta los 30 años, cuando montó una agencia de viajes de gran éxito. Hoy, tras crear más de 50 negocios nuevos a lo largo de su vida, puede presumir de ser la octava persona más rica del mundo, con 37.000 millones de dólares en su haber.
Mark Cuban 

Empezó como camarero en un bar de Dallas, para luego convertirse en vendedor de una compañía informática. Cuando le despidieron, a los 30 años, decidió aprovechar los contactos que había hecho para que le ayudaran a fundar MicroSolutions, una empresa de software que tuvo gran éxito. Con los dos millones de dólares que ganó al revenderla invirtió mucho y bien, hasta el punto de que hoy es propietario de un canal de televisión, una productora audiovisual y del equipo de baloncesto de la NBA Dallas Mavericks, entre otros negocios.
Manoj Bhargava

Este empresario indio pasó un año de su juventud en la universidad de Princeton antes de decidir que aquello no era para él. Estuvo un tiempo dando tumbos, de oficio en oficio: desde albañil a taxista, pasando por conductor de camiones. Incluso permaneció un tiempo en las montañas de su país natal viviendo como un monje ermitaño. Pero a los 30 años volvió a los Estados Unidos para ayudar a su padre con su pequeña empresa de fabricación de plásticos. Consiguió alzarla a los 20 millones de beneficios en ventas y, con ese dinero, fundar la compañía 5-hour Energy, que comercializa la bebida del mismo nombre. Gracias a ella, hoy su fortuna se estima en unos 4.000 millones de dólares.
Suze Orman

Susan Lynn Orman está considerada hoy una de las principales gurús de las finanzas, hasta el punto de que tiene un programa de televisión en la CNBC de notable éxito. Compaginaba su puesto de becaria en Merrill Lynch con su trabajo de camarera en una cafetería, hasta que a los 30 años la compañía de seguros Prudential, conocedora de su talento, la hizo vicepresidenta de inversiones. Ella misma asegura que tiene más de 10 millones de dólares
Fuente:@ yahoo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor comenterios moderados sin ofensas y sobre ninguna hipótesis palavras racista de calquer tipo.