Seleccionar aqui tu idioma

domingo, 24 de agosto de 2014

Decoración: Estilo Rococó
El Rococó nació en la Corte de Francia entre los años 1730 y 1770 que fue viviendo una continua evolución de forma progresiva, se buscaba el refinamiento, la comodidad el lujo y la fiesta principalmente en los ambientes interiores de las más nobles gentes.
Luis XV fue sucesor en el Trono de Francia del Rey Sol, Luis XIV quien fue muy querido por su pueblo, Luis XV quien al principio gustaba al pueblo y al final cambiaría totalmente la situación. Quiso refinar la línea decorativa, Delacroix fue uno de los artistas más importantes siendo el Rococó basicamente venido de las artes decorativas, empleándose sobre todo en el pequeño formato referido a los diseños de espacios y mobiliarios de interior.
El Rococó nació en el Palacio de Versalles y se llevó a la Europa Germánica, el interés por la sociedad, la incorporación de la mujer en la escala social, las reuniones y las fiestas, hacían que hubiera especial interés por la comodidad y la riqueza, las escenas palaciegas se tomaban como fondo para las creaciones artísticas, el gusto por los desnudos, los retratos al óleo, el arte oriental venido de ricos materiales como la porcelana y las incrustaciones de nácar y piedras preciosas en los muebles escritorio de madera, bureaus, el uso de la mitología griega en las figuras talladas en la madera y oro, a modo de peanas, pies y patas, son básicamente los tratamientos que se daba a la arquitectura, a la escultura, a las pinturas y a los tapices.
El gusto del Rococó es el gusto por la opulencia de la mano de la ergonomía y la calidez, el uso de materiales siempre ricos y de calidad como son las maderas, los mármoles, los cristales de Bohemia dedicados a los jarrones y a las grandes lámparas de araña y de los relojes de oro y candelabros haciendo juego. Jarrones de porcelana enriquecidos con pinturas coloristas de motivos chinos, conjuntos de muebles de madera con ricas tallas y tapizados de flores o costumbres de las cortes, se pueden instalar en nuestros salones dando un ambiente palaciego y grandioso con el gusto por lo excesivo.
Grandes espejos con marcos importantes, siempre reflejando la luz que entre por las ventanas y también de las lámparas para dar mayor luz y sensación de espacio, plafonados en las paredes y cornisas de escayola a juego para terminar con los ricos suelos de parquet de madera y grecas de caros mármoles.
Las cortinas pueden ser adamascadas, de terciopelo, e hilos caros y de buena calidad.
Los muebles venidos de esta época es posible que los podamos encontrar en salones de subastas, tendrán unos precios elevados según sea el valor histórico y artístico de según que pieza, deben de darnos junto a la adquisición un certificado de autenticidad y el mueble seguramente que se encuentre estampillado por el autor para su identificación.
Idea:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor comenterios moderados sin ofensas y sobre ninguna hipótesis palavras racista de calquer tipo.